sábado, 30 de agosto de 2008

Aquellos tiempos. Parte I


A veces hacemos, y muy de vez en cuando, una retrospectiva de lo que ha sido nuestra vida y de cuales han sido los mejores momentos por los cuales hemos estado en eso en lo que yo llamo momentos emocionantes o mejor dicho, momentos de felicidad

Yo sin duda alguna, me atrevo a decir que si la maquina del tiempo existiera, volvería a la época de mis años infantiles (y no es que a veces no viaje por el tiempo a esa época en mis actitudes). Hablo de mi vida entre los 4 y 8 años. Algunos se sorprenderán que hable de los 4 años, pero es así; creo que mi mejor ejercicio, me hace llegar a ese rincón tan lejano de mi niñez.

Puedo ver en ese rincón, quitándole el polvo de todos los demás artículos y corotos de los demás recuerdos, a mi abuela Maria llamándome desde la cocina: “¡ Migui…Ven a merendar¡”. La merienda constaba de un divino guarapo. Un café con leche muy bien hecho, de la marca FAMA DE AMERICA acompañado de un divino trozo de pan canilla con mantequilla. Lo de la merienda era a golpe de las 4:30 pm, mucho antes de que comenzara el show del payaso POPY.

Que divino era mojar el pan dentro de la tasa de café con leche

Cosas como:

.- Jugar a la “ERE”
.- Jugar a Papa y mama (como quisiera jugar con alguna vecina como antes, jajaja).
.- Policía y ladrón (inspirado en series de tv como HUNTER El cazador).
.- Comprar boliqueso, o también llamado choguí
.- Tomar LACTOVISOY (¿quien no tomo eso?).

Y otras muchas mas, siguen allí, tal vez esperando a que la magia de la ciencia y la tecnología, creen la maquina del tiempo.

Ojala y así sea, para que la melancolía no haga de las suyas luego de recordar estos momentos.

Bienvenidos



Buenas Tardes.
Sean todos y todas bienvenidos a este blog. Me es para mi, un grato honor, que cada uno de ustedes puedan disfrutar de una de las pasiones que he dejado pasar por mucho tiempo y que ahora, gracias a la magia de los blog no dejare pasar. Esa pasión es simplemente escribir. Esperen mis temas y escritos para asi adentranornos en compartir poco a poco cada vision de vida.

Hasta luego.